Lagunados Dinámicos

Para los residuos líquidos orgánicos (recursos biolíquidos)*, aplicamos tratamiento de lagunado dinámico; considerando tres grandes grupos:

  • los lixiviados (p.e., del tratamiento de Residuos Sólidos Orgánicos)
  • los urbanos y/o domésticos (aguas residuales convencionales de pequeños y/o medianos núcleos de población)
  • los pecuarios (de granjas, industrias agroalimentarias)

El núcleo del problema a tratar en la depuración de esos líquidos, es la materia orgánica disuelta o vehiculada por el agua. Por esto, la consideramos como un nutriente para los diversos elementos biológicos que integran nuestro sistema depurador por lagunado dinámico, dado que en esencia se trata de racionalizar la cadena trófica conforme a una disposición especial –de diferentes profundidades, longitudes y formas- que se configuran en un canal que recepciona esas aguas y que alberga a los protagonistas consumidores de esa materia orgánica: bacterias anaerobias, aerobias y facultativas, vegetación acuática (macrófitas flotantes), fito y zooplancton, y finalmente peces.

Esa comunidad de diversos seres vivos, se nutre de los componentes orgánicos que lleva el agua, transformándolos en nueva biomasa, susceptible de otros aprovechamientos, descargando el agua afluente y ofreciendo –en consecuencia- un efluente de mayor calidad, apto para su reaprovechamiento en riego agrícola, jardinería, arbolado, etc.